La felicidad no es un sentimiento, es una elección

Últimamente estoy leyendo bastantes artículos de opinión acerca de la “Felicidad”. Hemos pasado de evitar y ridiculizar la palabra “Felicidad” en una sociedad en la que solo se premiaba el esfuerzo y el sacrificio, a otra en la que parece que todo el mundo necesita mostrar constantemente lo feliz que es para estar a la altura de los cánones actuales.

Ser feliz no es una obligación, y curiosamente cuanto más feliz eres, menos necesidad tienes de exponer tu felicidad. Aunque en ocasionas te apetece compartirla y gritarla al mundo, en realidad nada tiene que ver con esa loca y desmesurada obsesión por mostrar constantemente tu felicidad tal como en algunos artículos se menciona, parece que ser “Feliz” es obligatorio!

Pues no, no lo es. La felicidad es una elección y aunque evidentemente no es obligatorio, es muy recomendable. Hay otras muchas opciones disponibles y cada uno es responsable de la que elige, incluso si no lo hace de modo consciente.

La felicidad es un estado interior que te permite disfrutar de la vida a otro nivel. No tiene nada que ver con donde pasas tus vacaciones. Hay gente muy infeliz en lugares maravillosos. Ni que coche conduces, por mucho que se empeñen algunos anuncios publicitarios en intentar convencernos de lo contrario. Tampoco si estás en pareja o soltero, muchos casados observan la vida de los solteros con anhelo y viceversa, tampoco tiene que ver con el salario que cobras.

Nada material te aportará la felicidad, quizás puede hacerte la vida más cómoda, pero no más feliz. Entonces, si no tiene que ver con tus finanzas, ni con tu estado civil, ni siquiera con tu salud, pues cuando estás sano, eso no te hace feliz.    ¿De dónde viene la felicidad? ¿Como podemos alcanzarla?

La humanidad lleva siglos haciéndose esa pregunta, muchos filósofos, gurús y religiones han intentado dar una respuesta sin mucho éxito, ¿sabéis por qué? Pues porque la felicidad viene de vuestro interior, del vuestro, no del suyo. Sois vosotros, solo vosotros, los que podéis definir qué os hace felices. Para un yogui probablemente la práctica diaria le proporcionará la felicidad, para un artista rodearse de sus telas y sus pinceles, para un músico dejarse envolver por los sonidos de sus instrumentos, para una madre algo tan sencillo como ver dormir a sus hijos.

Si algo he aprendido en estos años, es que la felicidad es un camino, un estado en el que nos encontramos y que alimentamos día a día, con nuestros pensamientos, nuestras emociones, nuestras decisiones y nuestras acciones. Cuanto más alineadas están estas acciones a la persona que realmente somos, más felicidad creamos.

Mi recomendación, es que os observéis, que escuchéis esa voz en vuestro interior, esa que os susurra bajito, esa que sabe lo que anheláis, esa a la que en realidad no le importa qué coche conduces, pues eso tiene que ver con tu ego y tu personalidad, que aunque son necesarios en su medida para desenvolvernos en esta sociedad que hemos creado, poco tienen que ver con nuestra felicidad.

Cuanto más escuchéis a esa voz, más fuerte os hablará, hasta que sus palabras sean tan claras y firmes, que ya no tengáis ninguna duda sobre cómo ser felices!

Existen infinidad de métodos para conseguir escucharnos; el silencio es uno de ellos. Lo descubrí hace unos años con la lectura del libro de Eckhart Tolle, “El silencio habla”. Ese silencio interior que podemos hallar utilizando cosas tan sencillas y que han estado siempre a nuestro alcance, como la contemplación, observar las estrellas, las nubes, el mar, la naturaleza. Cuanto mayor es la grandeza del universo que observamos mayor es el sonido de esa voz. También podemos llegar a ese estado mediante la meditación, el mindfulness, la oración, la introspección o cualquier otra práctica como el yoga, el surf, el senderismo o aquella que a ti te funcione, no importa cuál sea. Cualquier cosa que te permita “Ser” y conectar con tu interior. Solo tú sabrás cómo y de qué modo ocurre.

Cuando sientas que estás ahí, en ese espacio en tu interior, mantenlo presente, escúchate y hallarás todas las respuestas que estás buscando. Si te das permiso a seguirlas, esas respuestas guiarán tu camino. En la medida en que tu vida empiece a alinearse con tu voz interior, sentirás como todo se transforma.

¡Has elegido ser feliz!

La felicidad se alcanza cuando lo que uno piensa, lo que uno dice y lo que uno hace están en armonía”.Gandhi