Celebrando la vida

 

Hay ocasiones en que el agradecimiento se queda corto. Ocasiones en que la vida me sorprende, en las que todo ocurre del modo más extraordinario que habría podido imaginar. Esas ocasiones en las que el éxtasis energético es tan potente como si estuvieras surfeando la ola de tu vida. Esta es una de esas ocasiones en que agradecer se queda corto para expresar la inmensidad de lo recibido.

 

Podría describirlo con palabras, llenar hojas y hojas de palabras de agradecimiento, bondad y amor. Palabras escritas con el lenguaje del alma, esas que nos conectan, en las que nos reconocemos en el otro. Esas que dicen quienes somos, sin disfraces, sin dramas, sin barreras. Esas que nos reconfortan y nos hacen sentir que el mundo es el lugar en el que queremos estar, y que aunque algunas ya no quieren repetir, yo repetiría una y otra vez una vida en la tierra.

 

 

Podría describirlo con imágenes, llenas de luz, de naturaleza, de emoción. Imágenes que captan la esencia de lo vivido, las sonrisas, las miradas, los abrazos. Que captan los momentos mágicos, las lágrimas de alegría que ruedan por las mejillas y las que intentamos retirar sutilmente de nuestros párpados sin éxito. Pues se desbordan como nuestras emociones, que ya no caben en nuestro corazón que rebosa de felicidad.

 

 

Podría describirlo con sonidos, como el de los mantras cantados por todas nuestras voces al unísono. En una proyección mental creativa a través del sonido, que se activa al cantarlos en un acto de renovación energética. Acompañando el sonido de la naturaleza, la brisa, el susurrar de los árboles y los cantos de los pájaros que de un modo mágico se unían a nuestra celebración de la vida.

 

 

Podría describirlo desde el silencio. Ese espacio que se creó en nuestra mente a través de la meditación. Una meditación creada con un propósito, observar, aceptar, agradecer, celebrar y elevar la conciencia creando un lugar de paz interior, al que que poder regresar siempre. Un lugar donde el silencio interior nos muestra lo que se halla detrás de cada cosa, donde reencontrarnos con nuestro ser álmico, donde permitimos y aceptamos todo aquello que ocurre dentro y fuera de nosotros mismos. Para sentir la plenitud de ser tu y ser yo al mismo tiempo.

 

 

Podría describirlo de infinitas maneras, y ni siquiera la suma de todas ellas rozaría tan siquiera lo que vivimos. Pues hay experiencias que solo se pueden expresar desde el lenguaje del corazón. Experiencias vitales que nos conectan con nuestra esencia, con nuestra alma y nos ofrecen la posibilidad de Ser, de estar en paz con el pasado, abrazar el presente y crear el futuro que deseamos. En definitiva de vivir el momento presente desde la consciencia, conectando con la sabiduría del corazón, desde la ecuanimidad del amor, de una mente serena y de paz interior.

 

Así que solo puedo decir...

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS!

 

2 comments

  1. Sonia Peris Alonso dice:

    Cuando las palabras vienen directamente del corazón ocurren cosas tan bellas como este post. Cuando hay amor hay inspiración. No dejes nunca de inspirarte, no dejes nunca de inspirarnos.
    Gracias, gracias, gracias.

    • Piluca Peris dice:

      Mil gracias Sister, el truco es rodearse de personas tan inspiradoras como tú!
      Cuanto más amor das más recibes, esa formula nunca falla y nosotras hace tiempo que la practicamos! Living the love life <3
      Un besazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *