Cuando ocurre lo imprevisto

 

Compré las entradas hace meses, a los pocos días de anunciarse el evento. Algo en mi interior me decía que debía asistir. Reconozco que ya no asisto a muchos cursos ni conferencias. Creo que he cubierto el cupo de por vida e imagino que al dedicarme a esto, en realidad estoy en “modo formación” continuamente. Esta vez fue distinto, no lo pensé ni un segundo. En cuanto lo vi tomé la decisión de asistir, 16 Best Sellers de espiritualidad, ciencia y crecimiento personal eran una experiencia única que no quería perderme.

Tenía muy claro con quien quería ir; unos años atrás, un curso de crecimiento personal al que asistimos en Madrid cambió completamente el curso de nuestras vidas. Ahora 25 años después, repetir una experiencia similar era una bonita forma de celebrarlo. Cada año hacemos una escapada de hermanas, y este año ésta sería nuestra escapada.

 

 

El viernes empezaba el forum Being One. Muchas ganas de asistir a las ponencias, aunque de lo que de verdad tenía ganas era de vivir la experiencia y compartir con otras 4000 personas algo tan especial, y efectivamente así fue.

Cuando llegamos a Casa de Campo, resultó que se había trasladado el evento a Leganés. Tras la incertidumbre inicial, la desinformación, el traslado en autocares hasta la nueva ubicación y las largas colas bajo la lluvia para entrar, se inició el evento con dos horas de retraso y algunos problemas de sonido que se solucionaron al cabo de un rato.

Reinaba un cierto desconcierto, el recinto no era el esperado y a pesar de la amabilidad de los voluntarios no había demasiada información sobre lo sucedido. Algunos asistentes manifestaban abiertamente sus quejas, cada uno lo vivió y lo sintió como le pedía el corazón o le permitían sus emociones.

Nosotras llegamos a nuestra ubicación casi de las últimas y no quedaban asientos. Lo solucionaron con unas sillas extras en las primera filas, así que no podíamos estar mejor. Hacía tanto frío que la gente salió a comprar mantas a un mercadillo cercano, que agotó todas sus existencias. La situación resultaba casi cómica. Salvo alguna excepción, todos parecíamos aceptar lo sucedido de buen grado.

La primera intervención, fue crucial. Sergi Torres, con algunos rodeos y de un modo muy sutil como es habitual en él,  compartió su mensaje. “No necesitáis aprender nada más, solamente abriros a vivir lo que ocurra en vuestras vidas y esto es lo que está ocurriendo ahora”. “Cada experiencia que vives puedes resistirte o aceptarla

 

 

Tras su ponencia las resistencias parecían desaparecer y todo empezó a fluir. Alicia Sánchez entrevistó a Sonia Fernández-Vidal doctora en Física Cuántica que nos reveló algunos aspectos sorprendentes sobre el universo. Y entonces Gregg Braden nos dejó boquiabiertos con los últimos descubrimientos científicos sobre las células neuronales halladas en el corazón, y los efectos al comunicarse con las neuronas de la mente creando campos electromagnéticos.

Muchas caras nuevas como la de Mimón Sancho, que hace unas esencias florales espectaculares: tremblinglight; algunos reencuentros como Susan Powell, a la que conozco desde hace varios años, de cuando se iniciaba en el Zen reset.

 

 

Cuando ya creíamos que el día había valido la pena, los Hijos de Don Miguel Ruiz,  nos robaron el corazón con su amor y su sabiduría Tolteca. Alicia Sánchez cerraba el evento del viernes con su taller de “Todo es posible”; nos dejó reflexionando con la frase “puedes conseguir cualquier cosa que no necesites

Todo parecía reconducirse y nada hacía prever lo que ocurrió al día siguiente. Al llegar al evento, la puertas estaban cerradas y más de 4.000 personas esperaban inquietas que alguien de la organización abriera las puertas o diera alguna explicación.

Los ponentes esperaban fuera entre los asistentes, y tampoco disponían de ninguna información. De algún modo se filtró que la Policía no permitía abrir las puertas si no se incrementaba la seguridad. En medio de la multitud, una chica empezó a cantar mantras y todo el mundo empezó a agruparse a su alrededor de forma espontánea y a sentarse en el suelo. Fue simplemente mágico!

Algunos de los ponentes, como Robin Sharma y Alex Rovira subidos a un taburete a modo de atril improvisado se dirigieron al público, para dar su apoyo y compartir una pequeña parte de su charla.  Don Miguel Ruiz Jr, al enterarse de lo ocurrido, también decidió venir a apoyar a todos los que estábamos allí. Se vivieron momentos muy intensos y emocionantes. Aunque lo mejor de todo fue la sensación de ser uno y poder transformar la situación.

 

 

Y por fin se abrieron las puertas y pudimos entrar. Escuchamos a Annita Morgani y su  “Morir para ser yo” junto a Emmanuel Dagher que compartió su historia personal, a Joe Vitale y los niveles de consciencia,  y de nuevo Sergi Torres nos regaló sus reflexiones.

Al día siguiente el forum continuó con Jeff Foster, aludiendo a “la perfección de la imperfección”; Neale Donald Walsh que insistió en que  “La gratitud no es una emoción es una decisión”; Mooji con el “despertar de la conciencia” y a Mabel Katz  con el arte Hawaiano de Ho’ponopono.

En definitiva, una experiencia increíble, que superó con creces las expectativas, tanto por las vivencias, como por  el aprendizaje. Aunque el mayor de los descubrimientos fue tener el placer de escuchar a Ricardo Andrés Tomás, acompañar al piano a algunos de los ponentes y su nueva melodía “Cuando la vida descansa en el si”.

Cuando ocurre lo imprevisto, solo de ti depende como vas a vivirlo. Yo decidí vivirlo desde la oportunidad, desde el aprendizaje y desde la gratitud.

Simplemente, gracias a todos los que lo habéis hecho posible!

 

2 comments

  1. Lissy dice:

    Me he traslado contigo. He sentido hasta las emociones que sentiste y transmites .. gracias por compartirlo.

    • Piluca Peris dice:

      Ha sido una experiencia increíble, es un placer compartirla. Gracias por tu comentario y bienvenida al Blog!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *